AÑO SABÁTICO SI NO SABES QUÉ HACER O QUIERES CAMBIAR DE TRABAJO

Juan Fuentes, Delegado LaLiga Global Network en Egipto y Sudán, para tuaspiracionprofesional.com

Para triunfar tienes que pensar a dónde quieres llegar.

No me refiero a que estaremos un año viendo telebasura en casa o durmiendo hasta las 2 de la tarde.

Si no estás contento en lo que haces o no sabes lo que hacer, no te preocupes, igual tus amigos o compañeros de trabajo no te entienden, pero hay miles de personas como tú. NUNCA es tarde para empezar de nuevo.

Resultado de imagen de año sabatico
creciendoentremochilas.com

Es un tema polémico, que a mis 17, jamás se me hubiese pasado por la cabeza. Si se me hubiese pasado por la cabeza, mis amigos probablemente me hubiesen tachado por un despojo social y mis padres me hubiesen dicho: “hijo, déjate de tonterías, hay que estudiar o trabajar.” Al menos, eso mismo habría hecho yo si alguien me lo hubiese dicho en esa época.

“Yo a los 17 años estaba muy ocupado estudiando y preparando exámenes de acceso a la universidad, tanto que apenas pensaba en qué era lo que realmente me motivaba ni qué carrera quería estudiar. Tanto, que cuándo aprobé los exámenes de acceso, me di cuenta de que el sistema me daba 2 semanas para elegir una carrera. Ahí reflexioné y pensé que ni aunque lo tuviese claro iba a matricularme de nada. Antes de empezar una carrera que me va a marcar tanto en mi vida personal y profesional, yo necesito madurar; necesito viajar, recolectar experiencias de gente más preparada y madura que yo, y de ahí que decidiese esperar un año”.

Esta fue la reflexión un colega. Cuando la compartió conmigo, lo primero que pensé fue: Ojalá hubiese llegado yo a esta misma (o parecida) reflexión con 17 años. Habría ahorrado como mínimo un año de carrera y todos los gastos asociados a ella que mis padres sufragaron.

La manera de aprovechar el año sabático es involucrarte en ONG o asociaciones,  minijobs en el extranjero, hacer cursos online u offline, buscar algún trabajo para ver si te motiva o no es lo que esperabas… en definitiva, sitios donde vas a poder contribuir en la sociedad y/o formarte, conocer gente con inquietudes que pueden inspirarte.

El año sabático, es desde mi punto de vista, un experiencia vital y social que cada vez es más necesaria. “Hay una gran parte de la gente en nuestro país es infeliz en sus trabajos porque no han tomado decisiones apresuradas. Necesitas tiempo para pensar”. Me han dicho una vez.

EL AÑO SABÁTICO ES UN ARMA DE DOBLE FILO

El año sabático es un arma de doble filo, y hay que saber enfocarlo, en función de tu situación familiar y personal, pero debe de tener un fin único: conocer gente que te permita conocerte a ti mismo un poquito más, intercambiar experiencias con las que motives y te motiven.

En Estados Unidos y Australia, y cada vez más en países como Alemania, es algo más común y está socialmente muy aceptado e incluso bien valorado, tanto por la familia del aventurero y por las empresas el día de ir a una entrevista de trabajo.

Es muy interesante enfocarlo en el extranjero, porque entre otras cosas es una manera de recabar experiencia internacional.

Pero volviendo al enfoque del año sabático, yo he tenido suerte de conocer a gente que se pasan literalmente un año viajando, dando la vuelta al mundo, y aunque lo hagas de la manera más perro-flauta posible, durmiendo en tiendas de campaña o debajo de puentes (he conocido a gente con la que he flipado en este aspecto), hay que tener pasta. Porque hay  que coger vuelos, barcos, y dormir y comer. Y aunque vayamos de hostels, o durmiendo en sofás de la gente, se gasta dinero, mucho dinero.

Se gana experiencia (y si optas por irte fuera, en el extranjero), vas a poder ver si se te da bien algo que te gusta y a lo que igual quieres dedicarle el resto de tu vida. Si se te da bien y disfrutas haciéndolo, ya no  hay margen de error, ¡has encontrado tu pasión!

En caso negativo, no has malgastado el dinero ni el tiempo, ya que estás en una ONG en el extranjero viviendo una experiencia única e irrepetible y conociendo a gente maravillosa. Tampoco te vas a matricular el año que viene de algo que no te motiva, y estarás ahorrando tiempo y dinero. Son todo ventajas.

vamosaudioblog.com

Y te preguntarás, ¿pero qué es lo que puedo hacer? ONG hay miles, repartidas por todo el mundo, asociaciones de diversa índole, irse de Au Pair, buscar voluntariado en hospitales, hostels donde piden voluntarios para ayudar en temas de relaciones públicas, marketing, gestión hotelera, también.

Lo más importante entre los 18 y los 30 es conocer el mayor número de gente posible, inspirarte y aprender de sus historias. Conocer gente de todas las edades y nacionalidades, y vas a aprender idiomas (si lo haces en el extranjero). Conocerás gente igual o más perdida o ubicada que tú. Aprender de los errores y de los aciertos de los demás es factor clave de tu éxito futuro.

A lo largo de mis años de mochilero, he conocido decenas de personas que han optado por un año sabático, cada persona es un mundo, pero he tenido la oportunidad y privilegio de cruzarme estudiantes y profesionales de primera categoría (y hablo de licenciados en Cambridge o Harvard que hablan 5 idiomas) que esto lo consideran como algo necesario en sus vidas.

Para terminar, nunca es tarde si la dicha es buena. Mucha gente se decide a tomar el año sabático cuando acaba el instituto, otros tantos, cuando acaban la carrera, otros cuando acaban el máster… Los hay que esperan a ahorrar lo suficiente para  poder pegarse un buen viaje, los hay que llevan 5 años trabajando y a los 29 deciden dejarlo todo ya que se han dado cuenta que lo que llevan haciendo 5 años no les gusta. Es entonces cuando se chispa se enciende, la imaginación vuela, y sales al mundo a inspirarte.

¿Cuáles serán las competencias profesionales más demandadas en 2019? Una aproximación empírica.

Me gustaría empezar 2019 haciendo una crítica: la gente lee menos de lo que debería. Según datos del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2017,el 40’3% de los españoles no lee nunca o casi nunca.

Podría dedicar este artículo entero a hacer un manifesto en pro de la lectura y aportar motivos científicos de por qué es bueno leer: desarrollo de empatía, gimnasia mental, una válvula de escape para el estrés… Creo que casi podría escribir una saga al respecto. Pero no es el motivo de esta publicación. Este post tratará sobre cuáles van a ser las competencias y habilidades profesionales más demandadas por las empresas en 2019 desde una aproximación predictiva lo más empírica posible. Pero la reflexión sobre por qué es peligroso la falta del hábito de lectura es necesaria para comprender el espíritu crítico con el que nace este artículo.

Como profesional del área de Talento, no son pocas las ocasiones a lo largo del año en las que participo en diferentes foros o eventos sobre el asunto. En estas jornadas suelo compartir mesa o agenda con profesionales de diferentes entidades o empresas llamados a ser expertos en la materia. Hasta aquí, todo correcto. No podría decir nada en contra de generar puntos de encuentro entre las generaciones que se van, las que ya están, y las que están por venir. El problema llega cuando comienzan a afirmarse cosas en base a opiniones, sin base empírica, sin la autoritas propia de quién ha realizado una investigación previa a construir un argumento. Y ahí es donde nos encontramos, en no pocas ocasiones, a supuestos expertos en talento ejerciendo como gurús y moldeando las mentes de su audiencia, a la que se le ha explicado que lo que van a escuchar tiene credibilidad.

Hacer una predicción empírica de qué competencias y habilidades van a ser más demandadas y necesarias con cada giro del mercado laboral no es, ni mucho menos, sencillo. Requiere analizar una cantidad enorme de información y procesarla a un nivel de detalle que no está al alcance de cualquiera. Pero eso no quiere decir que no podamos cargarnos de autoridad: podemos leer el trabajo realizado por otros y contrastar diferentes fuentes.

De acuerdo con datos publicados por LinkedIn Learning, actualmente existen al menos 50.000 competencias profesionales diferentes en todo el mundo. Recordemos que LinkedIn, además de ser una red social profesional, es la mayor base de datos a nivel global en cuanto a talento, por lo que podemos tomar un estudio publicado por dicha plataforma como una fuente bastante fiable. Ahora bien, podemos ser críticos con este dato. Dudo mucho que existan 50.000 competencias profesionales diferentes, en todo caso existen 50.000 palabras diferentes para definir competencias, pero seguro que realizando un exhaustivo trabajo de agregación, podríamos reducir significativamente este número.

Según el estudio “The Skills companies need most”, de nuevo elaborado por LinkedIn, existen 25 hard skills y 5 soft skills que marcarán la agenda en materia de selección el próximo 2019. Estas competencias se determinaron tras observar las habilidades que tienen una alta demanda en relación con su oferta: la demanda se mide identificando las habilidades enumeradas en los perfiles de LinkedIn de las personas que son contratadas a las tasas más altas. Para la realización de este estudio, sólo las ciudades con más de 100,000 miembros de LinkedIn fueron incluidas, tratando de esta manera de evitar sesgos y centrándose en las poblaciones donde el establecimiento de medias tuviese una fiabilidad significativa. Pero antes de profundizar en ellas, debemos definir qué entendemos por hard skills y qué entendemos por soft skills.

¿Qué son las hard skills?

Las hard skills se definen* como “habilidades específicas que se pueden enseñar y que es posible definir y medir, como redacción, matemáticas, lectura o la capacidad de usar programas de software”.

En particular, “poseer hard skills fuertes requiere típicamente de una mayor especialización del cerebro izquierdo, o centro lógico“, y por lo general se compone de reglas que siguen siendo las mismas sin importar la circunstancia. Como tales, estas habilidades se pueden medir o definir más fácilmente que las soft skills.

Las hard skills se pueden aprender en la escuela, a lo largo del proceso educativo o leer en un libro, y se aplican a un tipo específico de rol o industria.

*Fuente: Investopedia

¿Qué son las soft skills?

Las soft skills se definen* como menos tangibles y más difíciles de cuantificar, como el saber estar, llevarse bien con los demás, escuchar o participar en conversaciones pequeñas.

Las soft skills se derivan del cerebro derecho e incluyen las habilidades intrapersonales, las habilidades sociales y los rasgos de personalidad. A diferencia de las hard skills, son más difíciles de medir*. Sin embargo, estas habilidades suelen ser bastante flexibles y pueden ayudar a una persona a prosperar en una variedad de profesiones o industrias.

*Fuente: Investopedia; Careerbuilder

LISTA: LAS 25 HARD SKILLS Y LAS 5 SOFT SKILLS QUE SERÁN MÁS DEMANDADAS POR LAS EMPRESAS PARA ESTE 2019

Hard Skills

Las habilidades en esta lista reflejan el impacto de nuestro mundo cada vez más digital. Se pueden ver dos tendencias claras y conectadas entre sí: un aumento de la tecnología en la nube y la inteligencia artificial, y un aumento en la mejora de esa experiencia digital (es decir, diseño de UX, desarrollo web, etc). Además, las nuevas oportunidades del ecosistema digital están revalorizando algunas competencias. Por ejemplo, hay una mayor demanda de perfiles de producción de audio: esta era una habilidad que antes se necesitaba para la producción de radio; hoy en día, se utiliza para producir podcasts y anuncios digitales. Es importante que recordemos que una skill o habilidad no es lo mismo que una profesión. Por ejemplo en el caso de los profesionales de recursos humanos, cada vez son más necesarias las competencias de marketing digital o de creación de contenidos, debido al auge de las posiciones de employer branding.

Aquí están las habilidades que más necesitan las empresas en 2019, según los datos de LinkedIn:

  1. Cloud Computing: ¿Os acordáis de cuando la información la guardábamos en CDs o en USBs? Yo tampoco. Estad alerta ingenieros, porque hay mucha demanda de esta clase de perfiles.
  2. Inteligencia Artificial: Situándose segunda en el ranking de competencias más valoradas… es una realidad, la IA ya está aquí.
  3. Razonamiento analítico: A medida que se recopilan más y más datos, las compañías están demandado perfiles que sean capaces de tomar decisiones inteligentes basadas en ellos.
  4. Gestión de personas: Hace 40 años retener el talento era más sencillo. Pero hoy en día los indicadores muestran una mayor movilidad a nivel global así como mayor predisposición al cambio, lo cual hace muy valiosos a los líderes que sean capaces de desarrollar y hacer crecer a su equipos.
  5. UX Design: ¿Alguien duda que la experiencia web del usuario sea clave hoy en día? Detrás, hay personas con el conocimiento necesario para hacer que el mundo digital funcione para los humanos.
  6. Desarrollo de aplicaciones móviles: Desarrollar en IOs, arquitectura Android… son términos a los que todavía les queda carrete para rato.
  7. Producción de vídeo: Un 70% del consumo web a día de hoy, es en vídeo.
  8. Sales Leadership: La dirección de equipos comerciales nunca pasa de moda.
  9. Traducción: Estamos globalmente más conectados que nunca, y las habilidades de traducción rompen una de las últimas barreras. El idioma.
  10. Producción de audio: Como en el caso del vídeo, pero relacionado con el auge de los podcast u otros formatos de audio digital. ¿Os suena Alexa?.
  11. Procesamiento del lenguaje natural: Si os sonaba Alexa o Google Home, entenderéis por qué esta competencia es clave. Desde nuestros vehículos hasta nuestras bombillas, ahora todo empieza a funcionar por voz.
  12. Scientific Computing: La computación científica normalmente se utiliza para resolver problemas con cantidades masivas de datos a considerar.
  13. Game Development: Los eSports empiezan hasta a tener canales de televisión propios… alguien tendrá que ofrecer la mejor experiencia digital posible.
  14. Social Media Marketing:Aunque no son pocos los que dicen que vivimos en la burbuja de las redes sociales, y que ésta pinchará, lo cierto es que siguen siendo a día de hoy una de las mayores fuentes de consumo en internet.
  15. Animation: Piensa solo en cuantos GIFs envías al día.
  16. Business Analysis: Así como en la toma de decisiones basada en datos, cada vez más compañías confían en los analistas para que les ayuden a guiar las inversiones estratégicas.
  17. Journalism: A la par vez que es una habilidad que disminuye, el periodismo ya no es solo para periodistas, sino que los equipos de marketing y contenidos compiten por las personas que pueden contar historias convincentes.
  18. Digital Marketing: Con el auge de lo digital, no es ninguna sorpresa ver al marketing digital como la habilidad de marketing más demandada en la lista.
  19. Industrial Design: La demanda de quienes pueden diseñar algo que sea práctico y elocuente nunca desaparecerá.
  20. Competitive Strategies: Prácticamente todas las compañías se enfrentan a una competencia cada vez mayor, y las organizaciones están ávidas de personas que puedan ayudarles a mantenerse al día y por delante de sus competidores.
  21. Customer Service Systems: En un mundo donde una mala experiencia puede llevar a un tweet que miles de personas puedan leer, un servicio al cliente consistente e impecable ya no solo es importante sino que se convierte en un mandatory.
  22. Software Testing: El mercado de softwares ya ha alcanzado números récord de ritmo de producción. Alguien tiene que garantizar que funcionan.
  23. Data Science: Una habilidad en demanda durante los últimos años, todavía hay una gran necesidad de aquellos que pueden dar sentido a la magnitud de los datos.
  24. Computer Graphics: Como una parte importante de nuestro mundo digital va de 2D a 3D, las empresas están buscando quienes puedan fomentar esa transición.
  25. Corporate Communications: Con las redes sociales, los errores locales pueden llevar a indignaciones globales, lo que requiere dotarse de perfiles que sepan manejar crisis de comunicación.

Soft Skills

Las soft skills han ido ganando protagonismo en la última década, pero con los últimos giros de la revolución digital, y especialmente el aumento de la inteligencia artificial, estas son cada vez más importantes. Estas son precisamente el tipo de habilidades que los robots no pueden automatizar. Es por esto que, según los datos del 2018 Workplace Learning Report, el 57% de los líderes senior de hoy dicen que las Soft Skills son más importantes que las Hard Skills.

De nuevo según datos de LinkedIn, las Soft Skills que serán más demandadas en 2019 son:

  1. Creatividad: De la mano de la inteligencia artificial y la robótica, muchas tareas tradicionalmente “monótonas” están siendo optimizadas hasta su más alto nivel de rendimiento. Es por ello que cobra cada vez más valor el ser capaz de concebir, idear y crear las nuevas soluciones del futuro.
  2. Persuasión: Tener un gran producto es solo el principio. Por el momento, todavía es clave ser capaz de persuadir a la gente (dentro o fuera de la organización) para que lo compre.
  3. Colaboración: La innovación parece ser uno de los horizontes claros de casi todas las compañías de vanguardia. Una manera lógica de apostar por la innovación parece ser incluir en los equipos personas que piensen diferente, apostar por la diversidad. Por ello, la colaboración efectiva es cada vez más importante.
  4. Adaptabilidad: Hoy en día el mundo cambia muy rápido, y una mente adaptable es una herramienta esencial para entender que las soluciones del ayer no resolverán los problemas del mañana.
  5. Gestión del tiempo: ¿Acaso alguien ponía en duda que en la era de las metodologías ágiles la gestión del tiempo sería una habilidad clave?

EN RESUMEN…

Decía Miguel Servet que propio de la condición humana es la enfermedad de creer a los demás impostores e impíos, no a nosotros mismos, porque nadie reconoce sus propios errores. A día de hoy, tengo la certeza de que la gran mayoría de aquellos que se autoentienden como sabios o expertos en un tema sin dudar de si mismos, sin preguntarse constantemente si sus convicciones son correctas y sin buscar fuentes de conocimiento superiores al propio, realmente han llegado a creerse su relato. Al olvidarse del principio socrático de solo sé que no sé nada naturalizan y aceptan la mediocridad como algo positivo. No son todos, es verdad, pero son demasiados los que podrían caber en esta bolsa: la de aquellos que se sienten más inteligentes o más llenos de razón que otros única y exclusivamente por el puesto que ostentan.

Sin embargo, tengo esperanza. Tengo esperanza porque, al investigar sobre cuáles serán las competencias clave para 2019, y al echar la vista más allá e intuir cuáles serán las competencias clave para los próximos años, encuentro que muchas de ellas (ya sean hard o soft) requieren de mucha lectura para desarrollarlas.

“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”. André Gide.

Miedos en el trabajo: cómo superarlos.

Seguro que alguna vez has sentido alguno de estos miedos en tu entorno laboral. En este video Adrián Pérez Martínez, Responsable freelance de CTDS films y Director de Comunicación de Grupo Papillón Desarrollo te habla de los miedos en el trabajo y te da algunas claves para poder superarlos.

Encontrar trabajo y echarte novio/a, ¡es lo mismo!

Si tienes pareja o eres un conquistador nato, es hora de que utilices tus mismas técnicas en el mercado laboral. Al fin y al cabo, las relaciones personales y las laborales, son cosa de dos.

cyanide and happiness

Imagínate que has encontrado en Facebook en páginas de amigos de amigos, la chica de tus sueños, guapa, aparentemente lista, tu tipo de chica, con una sonrisa que enamora y es que además la conoce tu mejor amigo y sabe que pega contigo. La chica sale todos los fines de semana, y está siempre en los locales más conocidos.

Imagínate que encuentras en Google, Infojobs o Linkedin una empresa, multinacional, que ofrece el puesto de tus sueños, en tu misma localidad, y además conoces gente que trabaja en esa empresa y te hablan de ella muy bien. La empresa organiza habitualmente conferencias, seminarios, abiertos al público.

Eres un tío tímido? No sales de fiesta? Seamos realistas, las posibilidades de conocerla en persona se reducen drásticamente…. Además, con lo guapa que es, será por pretendientes…

Te pasas enviando CVs desde tu casa sin salir a la calle? Seamos realistas, tus posibilidades de llamar la atención de la empresa disminuyen. Además, dada la situación del mercado laboral, tendrá 1000 CVs a la espera…

Sales de fiesta, pero decides no ducharte, afeitarte, sales mal vestido y sin actitud de conquistar? Seamos realistas, la posibilidad disminuye.

Entregas CVs, pero tienes un CV desactualizado, mal escrito, no hablas idiomas, y sin una carta de motivación adaptada a tu futura empresa? Seamos realistas, la posibilidad disminuye.

Un día te cuentan o descubres por Facebook que la chica va a ir a tal fiesta y luego a tal discoteca, te armas de valor, ruegas a tus amigos, y te pasas por allí. La ves y te acercas a ella, buscas la excusa más tonta para decirle tu nombre y cruzar 4 palabras, y generar el interés inicial. Pídele su número, igual te lo da mal. En cualquier caso, busca otra excusa para pedirle el Facebook, y si te lo da mal, da igual, porque lo sabes desde hace tiempo y puedes agrégala.

Un día descubres que un responsable de la empresa va a dar una conferencia en la universidad, y luego hay un debate o una mesa redonda. Vas, preparas la pregunta más original que se te ocurra y la haces. Cuando acabe la charla, te acercas al responsable y aprovechas para llevarle tu CV. Probablemente te dice que se lo dará al responsable de RRHH, y no lo hará porque se le olvide y no vea a tal responsable hasta dentro de 1 mes. Pregúntale su nombre, si no te lo da lo buscas, y lo agregas al Linkedin.

Tienes dos opciones, agregarla simplemente al Facebook y esperar a que te escriba ella (cosa que no pasa casi nunca), o agregarla con un mensaje que llame un poquito su atención. Igual te contesta: Un placer, nos vemos pronto. Un poco sosa y tal… Pero da igual, al menos tienes un feedback.

Tienes dos opciones, agregarle simplemente a Linkedin, con el mensaje que aparece por defecto, y esperar a que te contesten (cosa que no pasa casi nunca), o agregarlo con un mensaje personalizado: “Estuve en una conferencia de su empresa, qué interesante!” Igual aceptan tu invitación, y no te contestan. Pero da igual porque ahora estás entre sus contactos.

Tienes dos opciones, agregarle simplemente a Linkedin, con el mensaje que aparece por defecto, y esperar a que te contesten (cosa que no pasa casi nunca), o agregarlo con un mensaje personalizado: “Estuve en una conferencia de su empresa, qué interesante!” Igual aceptan tu invitación, y no te contestan. Pero da igual porque ahora estás entre sus contactos.

La tienes en facebook… la escribes y no te contesta. No te desanimes. Sube contenidos, ella te va a ver en su timeline. Sube contenidos de viaje, saliendo de fiesta, haciendo tus hobbies… probablemente no lo sabes pero tienes un hobby en común con ella, y cuando te vea en una haciendo algo que tenéis en común, igual hasta te escribe. Puedes proponerle tomar un café. Si tienes algo en común con ella, igual acepta. Ojo porque igual tiene novio. Pero el día que esté soltera, y sigas subiendo contenidos y llamando su atención, podría a preguntarte: qué tal te va, ¿nos tomamos ese café? Sino, tío no te rayes, hay muchas más mujeres.

Lo tienes en Linkedin, le escribes un mensaje y no contesta. No te desanimes. Sube contenidos, él te va a ver en su timeline. Sube contenidos con noticias sobre el sector de la empresa, con tus nuevos logros, y cuando tengas uno que llame la atención de la empresa, igual hasta escribe, o recomienda tus actualizaciones. Puedes proponerles una entrevista, igual acepta. Ojo porque igual ya cubrieron esa vacante. Pero el día que busquen a otra persona, y sigas subiendo contenidos y llamando su atención, podrían escribirte convocándote a una entrevista.


“Hola, cuánto tiempo… qué tal? Ya vi por Facebook que desde aquella fiesta en la que nos vimos no paras… Viajando, saliendo, disfrutando de la vida…Veo que vas a la playa que voy yo habitualmente. Vas mañana? Nos podíamos tomar algo después.”

“Estimado señor: he visto en su LinkedIn que acaba de finalizar un máster y ahora mismo estamos buscando a gente con su perfil para cubrir un puesto vacante. Nos gustaría conocerle personalmente en una entrevista.”


Proximamente… la primera cita / la entrevista

Juan Fuentes Fernádez para www.tuaspiracionprofesional.com
Asesor en Comercio Internacional e Inversiones, Embajada de España de El Cairo
Contacto: fuentes.fernandez.juan@gmail.com

LA CORTESÍA EN LOS CORREOS ELECTRÓNICOS: CIBERMANERAS

La imagen es algo que va ligada a cada persona; habla de ti y transmite a los demás una idea determinada de tu personalidad. Está expuesta en cosas tan sencillas y diarias como la ropa o el peinado. También lo vemos en cosas más subjetivas como la forma de hablar o el cómo invertir nuestro tiempo libre o laboral. Sin embargo, se proyecta en más espacios de los que imaginamos y a menudo de forma involuntaria (ver Construyendo la Marca Personal: los tres yo).

01

Existen estudios como la grafología que identifica aspectos de tu personalidad a través de las características de tu caligrafía, pero, ¿proyectamos nuestra personalidad cuando escribimos a través de medios digitales? Puede que la respuesta fácil sea que no ya que no tendría porque haber manera de identificarnos a través de vías virtuales, no obstante, esto ya no es una excusa. El estilo, la pulcritud, el orden el vocabulario… son factores esenciales que indican a través de nuestra forma de escribir en la red como de cuidadosos somos si sabemos que otras personas pueden leernos.

El estilo, la pulcritud, el orden el vocabulario… son factores esenciales que indican a través de nuestra forma de escribir en la red como de cuidadosos somos si sabemos que otras personas pueden leernos.

Al igual que si tuviéramos ante nosotros un mensaje escrito a mano, aunque sea inconscientemente vamos a crear una idea positiva o negativa de la persona solo por la forma en la que la ha escrito sabiendo que iba a ser entregada a otra persona. La pulcritud, el orden, la sangría… son aspectos que queramos o no, nos “entran por el ojo” y hacen que, aunque el contenido sea correcto, valoremos más positiva o negativamente su interior.

Lo mismo ocurre en los correos electrónicos. Un mensaje virtual con un contenido aglomerado, con léxico coloquial, sin saludo, sin firma… no será valorado de la misma forma que si tratamos de hacer una presentación mejor cuidada.

Cuando se trata de un intercambio de mensajes entre personas que tienen un estrecho lazo de confianza (amigos, familia…) estas formalidades no tienen porque ser necesarias, pero si escribimos correos en ámbitos profesionales, por ejemplo, entre miembros de una empresa, o un alumno y su profesor.

Esta última puede que sea, en este nuevo campo de estudio, una de las relaciones más enfocadas y a la vez la menos valorada por aquellos que se ven inmersos en ellas.

Al igual que en el registro oral no hablamos igual con un profesor que con nuestros compañeros de clase y/o amigos, no podemos permitir que la imagen que aquella persona que califica nuestros esfuerzos a lo largo de un curso decaiga solo por la carencia de pulcritud en un correo electrónico. Debemos aprender a valorar lo que un correo dice de nosotros, ser conscientes de a quien se lo mandamos y sobre todo el efecto que puede tener un determinado estilo de escritura.

Por ejemplo, si nuestro objetivo es pedir algún tipo de favor o información determinada a un profesor, la respuesta o, más bien el esfuerzo que el docente ponga en ella, puede variar enormemente si se pide de una determinada forma o de otra. Un mensaje ordenado, cuidado, y con ideas bien separadas y definidas tendrá mejor efecto que uno que aglomere toda la información en un solo párrafo eliminando casi por completo la capacidad de convencimiento que queramos producir, haciendo que el contenido de la respuesta sea o todo lo contrario a lo que pretendíamos obtener o que consigamos esos objetivos pero se efectúen de forma meramente compromisiva, y por lo tanto, a desgana por parte del profesor.

Un mensaje ordenado, cuidado, y con ideas bien separadas y definidas tendrá mejor efecto que uno que aglomere toda la información en un solo párrafo eliminando casi por completo

Por otra parte, el envió de un mensaje bien estructurado no solo hará que consigamos nuestro objetivo, si no que dejará impregnada en el profesor una buena imagen de nosotros en el ámbito profesional.

La educación y la cortesía en un correo electrónico ya deberían ser considerados el pilar más básico a la hora de enviar cualquier tipo de contenido, sin embargo debemos tener constancia del partido que se le podemos sacar con visión de futuro, orientando su estima hacia nosotros en círculos más allá que el simple intercambio de mensajes en la red.

El saber escribir un email abre más puertas de las que hace unos años podríamos pensar. Hoy en día, la mensajería virtual es el medio que más información mueve en internet. Debemos preocuparnos por aprender tanto a utilizarla como a sacarle el máximo partido ahora que va camino a convertirse, sino lo es ya, en el medio de comunicación estrella del siglo XXI.

¿Y tú? ¿Dirías que sabes escribir un email corporativo adecuado? ¡Haz click y descúbrelo! Puede que al final haya más de una sorpresa…

Ana Mª Bravo Martínez para www.tuaspiracionprofesional.com
 Filóloga especializada en nuevos modelo de alfabetización
Contacto: anamaria.bravo@hotmail.com

@Anyb93


www.tuaspiracionprofesional.com

PARTICIPA

Descubre tu perfil psicológico – Potencia tu #MarcaPersonal – ¡100% gratuito!      

logobrain
logo USC oscuro

10 consejos para conseguir tu objetivo profesional

Seguro que has escuchado historias de personas que deciden romper con todo para conseguir sus sueños, y finalmente logran sus objetivos.Hace tres años, en plena crisis, dejé un trabajo que bien podría ser el sueño de muchos, para perseguir el mío propio: desarrollarme como profesional independiente del Diseño y la Innovación.

de freepik.es

Actualmente, cargo con una amplia lista de reconocimientos dentro del sector del diseño, y soy la fundadora de Design Thinking en Español, la primera plataforma sobre la metodología de Design Thinking e Innovación orientada a la comunidad hispanohablante. No considero haber conseguido todavía mis objetivos (qué aburrida sería la vida entonces). Aún sigo en el camino, a lo largo del cual he aprendido una serie de pautas que quiero compartir con vosotros:

1. Elige qué quieres hacer en tu vida.
Esto es lo más obvio, y en la mayoría de los casos, también es lo más complicado. Sincérate contigo mismo y aleja las inseguridades. ¿Con qué has soñado siempre?. Márcate ese objetivo. Si necesitas ayuda en la decisión, anímate a hacer el test de Tu Aspiración Profesional. En mi caso dio completamente en el clavo.

2. Recuerda que el camino se hace andando.
Las grandes hazañas no se consiguen de un día para otro. Es la suma de pequeñas acciones diarias. Sé perseverante y disfruta de cada avance sin impacientarte.

3. Asume sacrificios.
Todo reto requiere alguna renuncia. Cuanto antes las identifiques y tengas presente la lista de beneficios que te aporta tu decisión de conseguir tus sueños, menos te pesarán.

4. No te dejes contagiar por la negatividad.
Debes creer en ti mismo. No hagas tuyas las inseguridades de otros, aunque provengan de personas muy cercanas.

5. Sé audaz.
Los pasos más decisivos suelen venir acompañados de una buena dosis de atrevimiento. Y esa osadía se consigue rompiendo prejuicios personales y sociales. Atrévete a todo lo que te propongas, sé inteligente en tus acciones. Verás como te hará crecer como persona y profesional.

6. Valora tus fracasos.
No desesperes si algo no sale como tenías pensado. No lo habrás conseguido, pero te llevarás dos grandes regalos: la satisfacción de haberlo intentado, y aprendizaje para hacerlo mejor en el siguiente intento.

7. Nunca dejes de formarte.
Disfruta del placer del conocimiento. Es muy satisfactorio, y a parte te dotará de seguridad. En el momento en el que dejes de aprender, te quedarás atrás.

8. Hazte visible.
No sólo en las redes sociales, sino también en los eventos que tengan que ver con tu campo. Crea un blog, cuida tus perfiles sociales, sal a la calle y relaciónate con otros profesionales. Deja de ser invisible.

9. Trabaja tu red de contactos.
Es fundamental. No intentes hacerlo todo solo. En general las personas están dispuestas a ayudarte cuando te acercas a ellas de forma sincera y con entusiasmo. Y recuerda…los mejores contactos se hacen en persona. Escribe menos e-mails, y comparte más cafés.

10. Sé una buena persona.
Para conseguir tus objetivos no es necesario machacar a quién tengas al lado. Ayuda a los demás, sé generoso y agradecido. Toda acción definirá tu marca personal. Si las personas disfrutan a tu lado, tendrás gran camino andado.

Rocío García Ramos (www.rociogr.com) para www.tuaspiracionprofesional.com
Diseñadora de Producto y Fundadora de Design Thinking en Español
Contacto: rocio@designthinking.es


www.tuaspiracionprofesional.com

ENTRAR AL TEST

Descubre tu perfil psicológico – Potencia tu #MarcaPersonal – ¡100% gratuito!      

logobrain
logo USC oscuro